22/12/10

Serie Sherlock

La BBC es un claro ejemplo de cómo hacer bien una televisión en todos los sentidos, el caso que nos ocupa ahora es la serie Sherlock, basada en la pareja detectivesca más adaptada del cine. Los personajes perfilados por Conan Doyle, que incomprensiblemente nunca estuvo orgulloso de su creación inmortal, supusieron la confirmación de un nuevo género que se ha convertido en uno de mis preferidos, sin mis novelas y películas policiacas no sé que hubiera sido de mi existencia.

La novedad de esta producción británica radica en que está adaptada en el presente, la serie House también pero va por otros derroteros alejados de la investigación criminal. Sherlock Holmes se anuncia en una página web y es adicto a los parches de nicotina, eso sí, sigue siendo un virtuoso del violín. Holmes está interpretado por Benedict Cumberbatch, un actor que desconocía y que ha desarrollado todo su trabajo profesional en el país bretón, su profunda voz al principio puede desasosegar pero luego hasta le pega a este personaje hermético, inductivo, frío, solitario. El caso del doctor Watson queda en manos de Martin Freeman, un actor que en poco tiempo su popularidad subirá tanto o más que el precio del cordero en navidad porque hará el papel de Bilbo Bolsón en El Hobbit que finalmente será dirigida por Peter Jackson. Watson sigue siendo un don Juan, escribe en su diario ahora convertido en blog personal y es un veterano de la guerra de Afganistán; como se puede comprobar se ha intentado ser lo más fiel posible a los cuentos de Doyle.

Lo peor de la serie es que se acaba pronto, un manjar del que solo da tiempo para degustarlo, la serie se compone de tres capítulos, tres casos en los cuales el primero de ellos es una versión actualizada de Estudio en escarlata, donde la pareja que luego sería inseparable se conoce. Aparte del dúo protagonista, cobra importancia el hermano de Holmes, el comisario Lestrade y su archienemigo Moriarty, que no deja de estar siempre en el aire, una serie ejemplar que sabe coger la esencia de estos personajes literarios y trasladarla a la pequeña pantalla sin perder un ápice de originalidad e intriga.

La única pega, por ser quisquilloso, la veo en que el guión debería ser un poco más enrevesado, con un Holmes llevado al límite de su racional locura, pero al margen de esto Sherlcock es un claro caso de cómo hacer una serie notable, una delicia para los apasionados del género que quedarán decepcionados con el desenlace de la serie, algo tan bueno no puede acabar tan pronto.
Puntuación:

2 comentarios:

Estamos en la misma línea. A ver si se estiran un poco y siguen con esta serie, que es de lo mejorcico que he visto últimamente.

Feliz Navidad, by the way :)

Los dos pensamos lo mismo, una serie de este calibre no puede morir prematuramente.
Feliz navidad para ti y los tuyos.

Publicar un comentario