3/12/10

Gru, mi villano favorito (Despicable me)


Resulta halagador encontrar vida inteligente en el mundo de la animación fuera de las fronteras del imperio Pixar, Gru, mi villano favorito no llega al nivel estratosférico de Toy Story 3 pero aporta un toque saludable y fresco al mundo del mal denominado cine infantil. Una trama que no decae debido a los potentes toques de humor, un protagonista peculiar, una música adecuada firmada por Hans Zimmer (El rey león, Gladiador, Origen) y una tensión narrativa que se mantiene constante, pura diversión.

El sueño de Gru consiste en ser el mayor ladrón de todos los tiempos, una persona que se mueve por propio interés, planeará –junto con su pequeño y entrañable ejército– realizar un robo que marcará época en la historia de la humanidad, tratará de robar la Luna. Para conseguir su objetivo tendrá que utilizar tres niñas huérfanas, en este punto su corazón de piedra empezará a resquebrajarse, los objetos robados y el éxito de sus fechorías no le llenan tanto como pensaba lo que le hace reflexionar sobre su persona.

La película, que tampoco cuenta con un guion brillante, se sustenta gracias a las relaciones que se producen entre los personajes y los excelentes puntos de humor. Los bichos amarillos, de la raza minion, suponen la cara más divertida del filme, son unos seres extraños, extravagantes, alocados, fieles a su amo y siempre felices, una felicidad que transmiten sin mucho esfuerzo al espectador en forma de sonrisa.

Gru, mi villano favorito una obra divertida, quizá con un final un poco raquítico pero no importa, porque lo importante no es la historia, sino la manera en la que nos la cuenta, una notable comedia infantil que supera con creces las expectativas que los adultos suelen otorgar a este tipo de películas.

Puntuación:

0 comentarios:

Publicar un comentario