26/11/10

La red social

La red social


Las redes sociales han inundado nuestras vidas, si no perteneces a ninguna pueden llegar a mirarte como un bicho raro, un ser extraño y asocial que no quiere aceptar la invitación de la tribu para participar en un mundo ciberrelacional. Divagaciones sociales aparte, la película encauza la vida de Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg), la persona que inventó Facebook, una red social que cuenta en la actualidad con más de 500 millones de usuarios y una de las empresas más rentables del momento.

Zuckerberg, desde una modesta habitación de una residencia de la prestigiosa universidad de Harvard escribió miles de líneas de código en un proyecto ambicioso del que nadie podría vaticinar su éxito mundial posterior, Zuckerberg aparece en la película como genio de la programación capaz de hackear la propia red de Harvard, una persona fría, distante y egocéntrica que no dudará en dar la espalda a su propio amigo y socio cofundador de Facebook cuando la situación lo requiera.

La película juega con dos tiempos, uno presente, un careo entre Esisenberg y una serie de compañeros de universidad que se sienten engañados, timados y pobres y que exigen a Eisenberg su parte del pastel social. Estas escenas permiten, a través de los diálogos de los personajes, remitirnos al pasado, en la época universitaria de Eisenberg, cuando Facebook empezó a germinar, un proyecto que será el centro que encauce todo y nos presente a un hombre ambicioso pero inhumano en algunos rasgos.

Los productores quisieron que La red social fuera patrocinada por Facebook, pero al final no pudo ser posible por la exigencia de la compañía de podar alegremente importantes partes del guión; me alegro que esto sucediera porque el guión crea un microcosmos frío, lleno de ego, avaricioso que de otro modo no hubiera sido posible.

También se nota la mano sabia y experta de uno de los directores del momento, David Fincher (El curioso caso de Benjamín Button, Zodiac, Seven) omito de la lista su afamada El club de la lucha porque personalmente no me pareció una buena película, el caso es que en esta ocasión realiza un notorio trabajo apoyado por la creíble interpretación de Jesse Eisenberg y por su enorme capacidad para engranar diferentes historias consiguiendo que todas giren al mismo ritmo.

La red social me parece una película notable pero creo que ha sido sobrevalorada por muchos críticos, ofrece una historia convincente y real cuya novedad consiste en estar anclada en el tiempo presente, con un personaje que aunque tenga el mundo a sus pies, puede que se encuentre solo en su limbo tecnológico, el lenguaje binario puede mejorar la calidad de vida, pero sin el calor candente de las palabras dichas al oído no somos nada, o no somos nada humanos.

0 comentarios:

Publicar un comentario