30/11/10

El aprendiz de brujo

El aprendiz de brujo


Nicolas Cage vuelve con otro estreno comercial palomitero al uso, tan increíble como inverosímil, la historia versa sobre un aprendiz de mago –una gran novedad– solitario y que vive sumergido en el mundo de la física, la experiencia cosechada por Jay Baruchel en películas como Lío embarazoso, Fanboys o Ni en sueños le ayuda a la hora de interpretar a este peculiar friki que tiene de todo menos carisma y liderazgo, por lo que convertirle en un héroe me parece una tarea más que imposible.

El mentor de este tipejo será un mago (Nicolas Cage), discípulo del mismísimo Merlín, cuya misión encomendada será buscar a la nueva promesa del mundo mágico y enseñarle a convertirse en el salvador del planeta. La historia parece cogida por alfileres, el director Jon Turteltaub, que ya colaboró con Cage en La búsqueda y La búsqueda 2, ha recaído en la acción superflua y los efectos especiales de serie para evitar que el público piense en lo que de verdad se está contando, en La búsqueda salió bien parado –dentro de unos niveles lógicos–, en esta ocasión dudo que lo haya conseguido, con una historia previsible, con un protagonista soso que vive un romance con la bella actriz Teresa Palmer que resulta imposible hasta dentro de una sala de cine.

La mejor escena de la película es la que recurre a Fantasia (1940), con la famosa escena en que las escobas y fregonas danzan al son de la música y provocan algún que otro estropicio, pero el protagonista de El aprendiz de brujo dista mucho del magnetismo de Mickey que llega hasta nuestros días. El resto del guion necesita una buena dosis de magia, falta inspiración y una mayor profundidad, las persecuciones y batallas levemente permiten olvidar una historia llena de incongruencias con un desenlace tosco y precipitado. Si se disponen de 150 millones de dólares de presupuesto para hacer una película no parece mala idea contratar a unos buenos guionistas que aporten masa encefálica.

2 comentarios:

Este Nicolás... Eso sí, la carrera que lleva es coherente.

Pues sí,haber si se desvía del rumbo en alguna ocasión.
Saludos.

Publicar un comentario