26/10/10

Cómo entrenar a tu dragón

Cómo entrenar a tu dragón


No se debe olvidar que se trata de una película constituida para un público infantil que estoy seguro que les acabará entusiasmando por la vistosidad de dragones y vikingos. Pero la película peca de falta de originalidad en su guión y de constituir unos personajes irrelevantes, aunque tampoco debo omitir cierto aire de frescura impregnado en una película de animación que pasa sin problemas la barrera del entretenimiento.

Lo cierto es que funcionó en taquilla y los de DreamWorks, faltos de ideas, ya han programado una segunda parte para 2013, una opción más que acertada. Tras un correcto tratamiento técnico se esconde la historia de Hipo, un vikingo adolescente que no encaja en un pueblo bárbaro dedicado casi en exclusiva a la caza indiscriminada de dragones. En su soledad encontrará la llave que abra la puerta de su futuro en la figura de un dragón, una amistad imposible que tendrá que superar los férreos convencionalismos de la tribu.

La película pierde interés cuando se destapa la guarida de las bestias, de ahí al final no es más que una sucesión de escenas que han perdido toda capacidad de sorpresa, no cuesta demasiado descifrar el desenlace y la resolución de los conflictos entre los diferentes personajes, pero no estamos en los estudios Pixar, aquí los personajes no cobran vida ni las historias traspasan la barrera de la tercera dimensión, tan sólo estamos ante una película de dragones con la que podremos dejar arder nuestra imaginación.

2 comentarios:

Gracias por el comentario, se agradece tu calidez en este día gris.
Un saludo.

Publicar un comentario