14/10/10

Buried (enterrado)


La acción se desarrolla en su totalidad dentro de una caja de madera, en la hora y media de metraje solo aparece un actor que prácticamente no puede moverse, todo parece indicado a fracasar; así se lo dijeron los peces gordos de Hollywood al genial guionista Chris Sparling, era inviable conseguir que el espectador no se revolviera de la butaca ante una película de espacio nulo, con un solo actor y con infinidad de planos oscuros.

Rodrigo Cortés (Concursante) tomó el reto y con un estilo que estoy seguro haría regocijarse al mismísimo Alfred Hitchcock, consigue realizar una pequeña obra maestra del cine. El espectador no tarda en adentrarse en la piel del protagonista, un contratista civil americano trasladado a Irak y que no sólo es secuestrado, sino que es enterrado vivo dentro de un inhóspito ataúd. Ryan Reynolds resulta magnífico y creíble en su horripilante camino por la supervivencia, luchará contrarreloj, el oxígeno se consume irremediablemente pero la batería de su móvil fenece más rápidamente, su única esperanza de salvación, su única puerta con el mundo exterior necesita una sobredosis eléctrica para seguir abierta.

También ayuda la excelente y arriesgada realización, todos los planos de la película crean un estado de realidad claustrofóbica, solamente hay tres planos que nos sacan del interior de la caja de madera, planos evocadores que expresan tanto como las palabras, que nos dicen todo y a la vez no dicen nada. No quedan adjetivos para describir el trabajo de Cortés, capaz de atraer el interés sin utilizar ninguna imagen que nos saque del micromundo del ataúd, una película kafkiana en toda regla capaz de transgredir a planos más amplios del intelecto.

En la película se utiliza en el teléfono móvil como vía de escape y conexión con el mundo exterior, en esta ocasión me recordó al capítulo especial que dirigió Quentin Tarantino en la serie CSI Las Vegas en la que uno de los protagonistas acaba enterrado vivo. El guión no desmerece, resulta sorprendente su magnetismo, en él cabe espacio para el humor, la resignación, el amor, el desencuentro, la rabia, la desesperación y la crítica gubernamental, todo un lujo que no hace más que acrecentar mi admiración por Buried (enterrado).

Si se unen un director ambicioso y habilidoso, un actor capaz de transmitir sentimientos y un guión perfecto solamente pueden dar buenos resultados, la pena sería llegar a un desenlace zafio, pero por suerte no es así, pues este provoca una explosión en el espectador que traspasa las barreras de madera, estamos ante una obra maestra del cine español, seguramente la sorpresa del año.
Puntuación:

Titulo original: Buried.
Director: Rodrigo Cortés.
Guión: Chris Sparling.
Reparto: Ryan Reynolds, Ivana Miño.
Duración: 93 min.
Año: 2010.

0 comentarios:

Publicar un comentario