26/5/10

Se infiel y no mires con quien

No estamos ante una obra de teatro sesuda y capaz de inducir una estela de reflexión en el espectador, más bien nos encontramos en una comedia de enredo bien construida con algunos elementos ingeniosos que consiguen, que no es poco, que nos olvidemos de nuestros mundanos problemas durante noventa minutos y disfrutemos de la función.

Aunque sea una obra de título más que sugerente, al final nos encontramos ante los líos amorosos de siempre pero elevados al máximo exponente al aparecer varias relaciones entremezcladas que acabarán juntándose, separándose o creando nuevos vínculos inesperados narrados en un permanente tono humorístico. Entre los actores no puedo dejar mencionar la gran labor interpretativa de Fernando Albizu que se convierte en la bisagra que une a la obra con el público, el decorador gordinflón y afeminado otorgará los momentos más memorables de la representación.

Aunque la constitución del hilo narrativo no es nada despreciable, algunas escenas resultan flojas e incluso forzadas, no resulta nada fácil mantener el nivel de un guión con tantos tintes humorísticos. La historia consigue su propósito: embelesar con las historias que le ocurren a seis personajes que entienden de forma diferente –o no tanto– el amor y lo que ello implica.

Notable comedia con buenas actuaciones y una puesta en escena aceptable; ya se sabe que las infidelidades atraen, dan juego en escena y bueno, qué les voy a contar a ustedes que no conozcan.

2 comentarios:

Hola!. Esta película de Trueba está muy olvidada, pero es una de las que más me gustan de él. Lo suyo es (era, al menos) la comedia y esta tiene una elegancia y una clse que llama la atención. Los actores, estupendos.

Una película a reivindicar.

Estuspendo blog del que me hago seguidor. Le espero por el mío y espero que le guste.

Un saludo cordial.

Muchas gracias por lo que me concierne, espero verle de vuelta por aquí. tratándose su blog de cine a buen seguro que le visitaré.
Saludos.

Publicar un comentario