14/5/10

Robin Hood

Robin Hood


La leyenda del mítico Robin Hood se actualiza en manos de Ridley Scott, un director que ya ha firmado alguna obra maestra y capaz de filmar como pocos, trepidantes escenas de acción. La primera media hora me resultó fascinante, con un Russel Crowe en el papel protagonista que recuerda mucho, quizá demasiado, a su interpretación en Gladiator; las dos horas siguientes de metraje parece que no fueron configuradas de la misma forma, hay una gran realización y unos actores competentes, pero falta el elemento que consiga atrapar sin remedio al espectador: no hay humor, los sentimientos no efluyen y la historia acaba convirtiéndose en simple y ramplona.

Un Robin Hood raquítico que no deja huella, lo mejor del filme lo encontramos en el personaje de Lady Marion Loxley, la oscarizada Cate Blanchett resulta fascinante, es imposible no acabar enamorado de su bella interpretación. Ridley Scott hace un correcto trabajo, chirría demasiado la batalla final, parece que hemos avanzado en el tiempo hasta el desembarco de Normandía en plena segunda guerra mundial. Tampoco me convence el papel que juega Lady Marion y unos chiquillos del tres al cuarto en dicha batalla, la supuesta batalla epopéyica para salvar del infierno a un país queda convertida en nada, un desenlace atropellado puesto en una trama que hace mucho que perdió el buen sendero.

Robin Hood es un prólogo de dos horas y media sobre el héroe de Notthingham, cuando vemos al arquero infalible que todos conocemos nos encontramos con los títulos de crédito. Todo parece indicar que habrá secuela en la que esperemos aparezca el personaje de leyenda que todos conocemos, aquel que reparte la riqueza con los más desfavorecidos y lucha contra la opresión del tirano, por el momento, tenemos una obra a la par divertida como olvidadiza.

4 comentarios:

Sí, tiene toda la pinta de ser otro Gladiator...

Sí pero de peor calidad.
Saludos.

Miguel, estoy de acuerdo contigo. El principio está muy bien y luego la peli decae. Aún así es entretenida y lo mejor es dejarse llevar... como ocurre con Gladiator.
Un saludico.

Tienes toda la razón, la película resulta entretenida pero esperaba bastante más de la manufactura de Ridley Scott.
Saludos.

Publicar un comentario