17/4/10

Green Zone: Distrito protegido

Green Zone: Distrito protegido

Green Zone tiene muchas cosas pero ante todo se trata de una película de acción con un siempre solvente Matt Damon como cabeza de cartel. Con estas simples premisas, no resulta complicado que nos venga rápidamente a la cabeza la trilogía Bourne, una serie de películas que ha revolucionado el cine de acción actual. Green Zone nos consigue enganchar porque no es la típica película superficial, hay un significado detrás de cada tiroteo, contiene un poso de certera realidad, resulta una crítica a la falta de claridad de un gobierno que se hace llamar democrático, narra la historia de cómo iniciar una guerra ofreciendo falsas explicaciones.

El subteniente Roy Miller (Matt Damon) y su equipo se encargan se registrar los escondites fijados por inteligencia en busca de agentes químicos. Miller es un soldado con un grave defecto: le gusta pensar y hacerse preguntas. Ello le llevará a cuestionar al gobierno al que protege e iniciará una investigación que le conducirá a conclusiones nada halagüeñas. Tendrá que luchar junto con la ayuda de un agente de la CIA (Brendan Gleeson) para resolver un misterio que pinta negro. A partir de aquí se inicia la cuenta atrás, la administración norteamericana pondrá todos sus medios, sin importar las consecuencias, para borrar las huellas que condujeron a la barbarie.

Al director y también guionista Paul Greengrass, ya veterano en este tipo de películas pues fue el realizador de las dos últimas entregas
Bourne solamente le achaco su manera mareante de presentar la acción. Cuando la imagen se mueve alocadamente para ofrecer una imagen difusa no sé si se corresponde a una tendencia de la estética del videoclip o a una altanera incompetencia para narrarnos visualmente unas escenas que podían haber dado para más. Eso sí, Greengrass se confirma también como una gran guionista, su gran labor en United 93 ha sido gratamente superada en esta ocasión.

Una película con ritmo y suspense, con una historia crítica a un gobierno oportunista que se sirvió de unos medios de comunicación mercenarios que se vendieron al más poderoso, una guerra basada en la nada, es la gran cualidad de Green Zone, que entretiene y te hace pensar a partes iguales.

2 comentarios:

jajaja, buena matización, espero pases un buen rato. Saludos.

Publicar un comentario