1/8/09

Enemigos Públicos

Enemigos Públicos

Termina la película y eres conocedor de que has visto buen cine, una cinta con olor a clásico y sabor inteligente pero al momento sientes una fuerte desazón, eres consciente de que a Enemigos Púbicos le falta el toque final, la perpetuidad. Michael Mann dirige una película de gánsters, ambientada en los años 30 narra la vida de John Dillinger (Jhonny Deep), un ladrón de bancos que se convierte en la persona más buscada de todo el país. En su peculiar mano a mano con la justicia se verá las caras con el agente del FBI Melvin Purvis (Christian Bale) que convertirá su peculiar caza en la única prioridad de su vida.

Michael Mann crea una atmósfera nada deleznable aunque no me acaba de convencer en las escenas de acción, escuchas los disparos pero no los sientes, no veo tensión en las persecuciones, debió haber hecho una apuesta más arriesgada. También se echa en falta una mayor profundidad de los personajes principales, el mejor de ellos, es el protagonista, Jhonny Deep, convertido en ladrón de bancos y que demuestra que también vale para interpretar personajes con grandes dosis de realismo que estén fuera de la fantasía o de la demencia. Christian Bale repite en el papel de justiciero, digo repite por su papel de Batman que sabiamente le otorgó Christopher Nolan, pero esta vez aparece menos definido, su personaje queda demasiado oscuro y frío, Jhonny Deep atrapa la atención de todos los focos y en este caso, no es por falta de hacer de Bale, sino por los defectos de definición de su personaje. Complementando a estos actores principales, y en el papel de mujer atractiva -aunque carente de sensualidad- tenemos a Marion Cotillard (La vida en rosa) que queda en la incómoda posición de mujer florero, le falta personalidad y garra a un papel que podría haber otorgado pequeños regueros de color a la película gris, los dotes de Cotillard no han sido aprovechados.


Enemigos Públicos posee un buen guión, con una trama bien entretejida a la que le falta una mayor profundidad de los personajes y un final adecuado, no está bien rematada, la conclusión resulta demasiado tosca y precipitada. Tampoco comprendo la intención de la película -si es que tiene alguna-, el mafioso ladrón de bancos tiene moral (no roba a las personas que van a dejar sus pequeños ahorros, únicamente usurpa a enriquecidos banqueros), es al único al que vemos sufrir y siempre anda rodeado del aura propia de los héroes. Aunque también se agradece que los trajes de la policía no estén tan impolutos, dos bandos enfrentados tienden a la crueldad y el castigo, el caso es que uno de ellos parece más noble que el otro cuando no debiera ser así.

Aunque hay fundamentos, a
Enemigos públicos le ha faltado carisma y ambición, no se trata de una gran obra pero sí que es una buena película de gánsters, los tiroteos nos distraerán y nos interesará el provenir del ladrón de bancos más buscado del país al que le robaremos 140 minutos de entretenimiento, pero nada más.

1 comentarios:

que guapo es johny deep fiu fiuuu jajajajaj

Publicar un comentario