16/7/09

Funny Games

Funny Games

Una película exasperante para el espectador que se siente impotente ante lo que ve, pocas películas he visto que me dejen con el estómago tan revuelto; y ello haciendo gala de buen cine, no se aprecian escenas sangrientas, ni de estilo gore; en su lugar encontramos diálogos y situaciones críticas que pondrán la carne de gallina a más de uno. Michael Haneke demuestra toda su calidad en esta película que juega con el espectador, al final se trata de dos jóvenes que sacarán de quicio a más de uno, sus juegos escabrosos pasan de lo moralmente aceptable y se presentan con una única intención, hacer partícipe al espectador de una partida en la que no quiere jugar pero es obligado a tirar los dados.

Dos adolescentes con ganas de pasarlo bien a cualquier precio se adentran en la casa -y la vida- de una familia que a todas luces podríamos definir como normal. Los juegos de estos chavales pronto se convierten en una tortura que irá a más, en una espiral sin retorno de maldad. Estos chavales no son más que unos auténticos cabrones, la rabia sacudirá la moral del espectador al comprobar que juegan con las cartas marcadas y entonces, ya has caído en la trampa de Haneke, has entrado en una partida neurótica, permanecerás a la espera de que la suerte cambie de lado en el momento más inesperado y cuando parece que eso ocurre, Haneke con su maestría vuelve a desolarte como pocas veces he visto.


Lo pasarás mal, te darán ganas de volarle la tapa de los sesos a esos cabrones, te pondrás blanco cuando suene el timbre de tu casa, de ahí la brillantez del filme que consigue atrapar y hacer partícipe al espectador de una manera fulminante. El fallo lo encuentro en el ritmo de algunas escenas, es bueno la lentitud para hacer reflexionar pero a veces la parsimonia de algunas escenas resulta desgraciadamente aburrida. Se quedó muy cerca de ser una obra maestra, pero nadie podrá decir tras haber visto
Funny Games que su vida no ha cambiado.

4 comentarios:

Espero que haya visto la versión "original", por decirlo de alguna manera. Es más creíble porque, al no ser actores que nosotros conozcamos, nos parece todo más real.

Exacto, vi la original de 1997, no tengo mucho interés en ver el remake que hizo Haneke en 2007 y que según me han comentado es un calco plano a plano del original pero con caras más conocidas, ¿de verdad hacía falta realizar este remake?

Hay escenas en la película que son para cargarse al director...4 minutos sin pasar nada!! Yo crei que habia dado al pause al dvd.
Sí, yo tambien le pondria esa pega, por lo demás, esta muy bien y es muy original.

Saludos

Yo tampoco he visto ni veré ese remake tonto. Qué mala baba tiene esta película, Dios mío. Eso sí: en España no ocurre una cosa así. Como dijo don Antonio Rentero cuando veímos la peli: "Aquí entra un payo de ésos y no dice lo que quiere y le soltamos un "venga, tó el mundo pa fuera, ¡agua!"

Publicar un comentario